Los 100 años de Astor

Cumplió el sueño de imponer su música en todo el mundo

foto_astor_400

Con motivo de cumplirse este mes los 100 años del nacimiento de Astor Piazzolla, El Tungue Lé lo celebró dedicándole un par de programas especiales (adelanto de un breve ciclo). Se contó con la participación de la antropóloga argentina María Susana Azzi, autora de la que se considera la biografía “de Piazzolla que jamás se haya escrito”, cuya última edición es de 2018 y ha sido traducida a varios idiomas; con el docente musical y Jefe de programación de Babel FM, Pablo Zerboni;  y el reconocido bandoneonista y compositor Néstor Vaz.

La primera dijo que la música de Piazzolla  “hoy día se toca en todos los continentes, incluso en la Antártida. Su sueño de imponer su música en todo el mundo se ha cumplido”. También sobre la importancia de don Nonino marcando de alguna manera el futuro camino artístico de su hijo: “el padre le dio un instrumento musical que fue un símbolo musical y cultural. Lo más importante es que fue un mandato: ‘Sentite argentino no un inmigrante desarraigado’. Por eso Pizzolla cuando dice que tuvo tres grandes maestros: la ciudad de Buenos Aires con sus tangos, Alberto Ginastera y Nadia Boulanger, yo agrego un cuarto: su padre que le dio el bandoneón del cual Piazzolla no se separó nunca”.

Además de un amplio repaso sobre vida y obra del popular “Gato”, Azzi reparó en algunos detalles bastante desconocidos. El caso de sus manos, en las que tenía mucha fuerza, “era capaz de romper una nuez con dos dedos. Él nació con algo que se llama laxitud legamentaria, los dedos de sus manos podían ir hacia atrás, cosa que nosotros no podemos, no es una malformación, algo muy de los contorsionistas en el circo, por ejemplo. Él decía cuando practicaba: ‘poniendo en remojo los espárragos’, sus dedos eran como espárragos que van de una punta a la otra del bandoneón”.

Néstor Vaz, que incluye numerosos arreglos del marplatense en su repertorio, comentó una experiencia propia: “Hay una persona, un nombre, que entra en tu vida, a veces ni lo conocés personalmente, y cómo que se queda ahí, anclado, ligado para siempre”. Añadiendo que al hablar con colegas “no es fácil eludir la influencia de Astor, incluso si vos quisieras hacer algo distinto en lo que respecta a género, porque él compuso para todo. Es una vara muy alta, muy alta”.

Para Zerboni “Piazzolla es de los músicos más importantes del siglo 20 a nivel mundial. A nivel sudamericano creo que junto con Antonio Carlos Jobim, es el que tiene la mayor estatura, porque lograron conjugar un montón de influencias con el aire de su ciudad y su país”.

Los sonidos musicales que acompañaron esta entrega especial pertenecen al Concierto que brindó Piazzolla en Montevideo con su Quinteto Nuevo Tango, en octubre de 1966, inédito en formato fonográfico, aportado por Fabricia Malán al frente del Archivo del SODRE.

Escuchar a María Susana Azzi
Escuchar a Néstor Vaz
Escuchar a Pablo Zerboni
Foto: De izquierda a derecha Astor Piazzolla, Amelita Baltar y Horacio Ferrer en Montevideo. (Archivo personal Héctor Devia. Autor: Héctor Devia).

Referencia: